Buscar
  • colegiodehcamexico

Padres separados y niños felices. ¿Es posible? - Consejos para lograrlo

Los que somos padres sabemos que una familia unida que tiene como base el amor será un hogar en el que sus hijos podrán crecer felices y tendrán una educación equilibrada. Cuando esta característica se da, es simplemente perfecto y todo lo demás se va aprendiendo por el camino.

Lastimosamente esto no siempre es así y muchos padres deciden mantener una familia unida y permanecer juntos solo para que sus hijos no sufran y no pierdan estabilidad. Aquí surge la gran pregunta de padres separados y niños felices. ¿Es posible?


El impacto de la separación de los padres en los niños.

No se puede negar que la separación de los padres para un niño es dolorosa e incluso puede llegar a ocasionar problemas importantes. Pero si llevas a cabo una separación consciente en el que prime la comunicación, la bondad y el amor, los niños podrán superar esta etapa y experimentar aprendizajes valiosos para su vida actual y futura.


Seguramente te estés preguntando… '¿Cómo lo hago?' Pues bien, sabemos que los niños son perfectos imitadores y que además la felicidad se aprende, por tanto, la respuesta es sencilla: Conviértete en un padre/madre feliz.


Separarte de forma consciente es la clave para que tus hijos puedan ser felices. Cuando lo haces, les enseñas amor propio, a valorar su vida, a buscar la felicidad, aprenden a desapegarse y a aceptar. A continuación te doy unas claves que ayudan a disminuir el impacto de la separación de los padres en los niños.


- Ayuda mutua entre padres Está bien dejar por escrito el pacto de custodia. Pero es más importante aún que prevalezcan las necesidades de tus hijos. Obsérvales, escúchales y cambia lo que sea necesario para su bienestar.

- Planifica quedadas familiares Esto puede ser difícil al principio, pero hacerlo es muy beneficioso para los niños. Ellos se sentirán seguros y protegidos si ven a sus padres compartir actividades y espacios. Preferiblemente hazlo en entornos abiertos y al aire libre para que los niños no se confundan.

- Explica con la verdad Comunicar a nuestros hijos la ruptura de la relación o decisiones de cambio no es fácil, pero sí más certero. Cuando hablas con la verdad puedes comunicar con amor y así es más fácil llegar al corazón de los niños para lograr un mayor entendimiento. Adapta el contexto según la edad, no culpes a nadie y no hables mal de tu ex pareja.

- Habla con tus hijos sobre sus emociones Es importante dar normalidad a la situación. Una de las formas es hablando de ello para que expresen cómo se sienten. Según edad y situación emocional, busca alternativas para ayudar a tus hijos a liberar las emociones que se estén quedando estancadas.


¿Cómo puedo separarme conscientemente para que mis hijos sean felices?

Separarse conscientemente quiere decir poner plena atención en lo que sentimos, decimos y hacemos con el fin de aprender a llevar una vida donde el amor sea el protagonista para que ambos padres puedan crear sinergias empáticas y amorosas. Estas son algunas recomendaciones:


- No esperas a que la relación se convierta en tóxica Conviértete en el observador de tu vida y toma las decisiones necesarias antes de que los lazos de cariño y respeto se desvanezcan. Si esperas demasiado, corres el riesgo de que el vínculo se deteriore más, dejando espacios para actitudes negativas, faltas de respeto, etc. Piensa que desde una base tóxica será más difícil llegar a acuerdos empáticos.

- Sepárate conscientemente por ti Muchos padres intentan llevarse bien con sus ex parejas por sus hijos. Sienten a su ex como una carga con la que ‘toca lidiar’. Esta energía de esfuerzo y peso no permite que la relación entre ambos padres fluya en paz y equilibrio. En cambio, si te separas amistosamente, agradeciendo todo lo vivido en la relación, será más fácil llegar a acuerdos, algo que claramente beneficiará a los niños.

- Trabaja la comunicación asertiva La base de una buena relación es la comunicación. Por eso, es importante aprender a transmitir bien lo que sentimos. Recuerda que la soberbia y el orgullo solo te lleva a hacer más grande el problema. Pide disculpas las veces que sean necesarias y tomate el tiempo que necesites para responder. A veces es mejor tardar, que hacerlo rápidamente con enfado.

- Date tiempo y espacios para sanar la ruptura Es fundamental que no llenes tu tiempo con actividades, compromisos y otras parejas. Es necesario dejar espacios para que tanto tú como tus hijos puedan sanar las heridas de la separación.

Que los niños superen la separación de los padres no ocurre de la noche a la mañana, pero es importante que ocurra. ¡Recuerda ser feliz, ellos te lo agradecerán!


48 vistas0 comentarios