Buscar
  • colegiodehcamexico

5 remedios caseros para aliviar el resfriado infantil

Te damos a conocer cinco valiosos remedios caseros con los que aliviar fácilmente y sin molestias el resfriado de los niños. No obstante, ten presente que se trata de remedios caseros y que, para estar seguros de la mejor forma de tratar la salud de los niños, sobre todo cuando hay fiebre o tengamos dudas de que los mocos han bajado al pecho, siempre hay que acudir al pediatra para que valore al niño e indique el tratamiento a seguir.


Además, debemos recordar que, salvo excepciones o bacterias que causen infección, los resfriados comunes no se pueden tratar con antibióticos. Los antitérmicos como el paracetamol están recomendados para aliviar el dolor de cabeza, de garganta o el malestar general o para bajar la fiebre cuando el niño se encuentra mal o está decaído, pero siempre y en todo momento se deben administrar según la indicación del medico y atendiendo a la edad y el peso del niño.


Remedios caseros y naturales para combatir los catarros en niños

Qué mal lo pasamos los padres cuando los niños se ponen enfermos, ¿verdad? Ya sea un resfriado o una gripe infantil. Una de nuestras mayores preocupaciones es saber cómo aliviar su malestar en ese momento. Cuando tu hijo tenga mocos, dolor de cabeza, de garganta, fiebre o malestar general a causa de un resfriado, gripe o catarro común no dudes en echar mano de estos remedios caseros.


1. Remedios caseros para bajar la fiebre de los niños


Si tu hijo se siente mal o decaído porque tiene algo de fiebre, pero no tanto como para llevarle al médico, si bien tampoco debes dejar pasar por alto su malestar, sobre todo si es por la noche que es cuando más molestos se suelen sentir. ¿Qué hacer entonces?

Por lo general, los médicos indican que antes fiebres cortas y sin otros síntomas (decaimiento, dolores, etc.) no es necesario dar a los niños medicamentos para bajarles la temperatura corporal. A veces, para controlarla (y que el pequeño se encuentre mejor, con ganas de jugar o sin despertares por la noche) es tan sencillo como quitarle algo de ropa o las mantas más gruesas que tiene encima.

También resulta de gran ayuda ofrecer al niño agua de vez en cuando para compensar la pérdida de líquido por el sudor. Esto le ayudará a mantenerse fresco y, sobre todo, bien hidratado. Otra cosa que puedes hacer es mojar una toalla en agua templada y ponérsela en la frente. Si ves que la fiebre no baja al cabo de un rato, dale un baño en agua tibia, que no esté fría, pero tampoco muy caliente.


2. Remedios naturales para tratar el dolor de garganta


Los catarros también pueden causar dolor de garganta, y no digamos ya si se trata de una faringitis o una laringitis, ¡es de lo más molesta para los niños! Prueba a decirle a tu hijo o hija (si es mayor) que haga gárgaras con un poco de miel y limón diluido en un poco de agua caliente o bien con un preparado a base de media cucharada de sal por cada vaso de agua calentado previamente.

La miel (si bien los niños más pequeños no es recomendable que la tomen) es un remedio fabuloso para que los niños se sientan mejor al padecer un resfriado. Por ejemplo, para suavizar la garganta es muy agradable beber un vaso de leche caliente con un poquito de miel antes de dormir.

Por otro lado, trata de mantener la garganta del niño bien calentita. Para ello, puedes ponerle una bufanda si hace frío en el exterior o un paño caliente cuando esté en casa. Y, para terminar, recuerda que no hay resfriado que no mejore con una rica sopa caliente con caldo casero.

3. Cómo aliviar la congestión por mocos en los niños


Recuerda que tanto este como los anteriores son remedios caseros para aliviar los síntomas del resfriado infantil común, pero que siempre será necesario contar con la ayuda y las recomendaciones del pediatra.

En el caso de que el niño tenga mucha mucosidad, lo mejor es que hagamos lavados nasales. También es importante mantener húmedo el ambiente y ofrecer líquidos al niño.


4. Fórmulas para tratar en casa la tos de niños y niñas


¡Qué molesta es la tos perruna! Las cucharitas de miel, beber abundante agua, tomar un baño caliente o protegerse del frío con una bufanda es de gran ayuda para los niños con mucha tos debido a un resfriado. También lo es tomar un poco del siguiente jarabe casero a base de: zumo de limón, un poco de miel y la ralladura de jengibre. Después de colar la mezcla, se la ofreceremos a sorbitos de vez en cuando (siempre teniendo en cuenta alergias, intolerancias, la edad de los niños, etc.).


5. Remedios caseros para aliviar la congestión nasal


Los niños descansan mucho peor por la noche cuando tienen la nariz taponada (algo muy común tanto en caso de gripe como resfriado infantil). Por eso, para ayudarles a aliviar esa congestión nasal podemos hacer lavados con suero y también enseñarles cuál es el modo correcto de sonarse la nariz. También es de gran ayuda a respirar vapor de eucalipto o bien usar un humidificador en casa.

Aplica compresas en los parasenos y en la nariz y prepara una sopa calentita con caldo de pollo natural, ayudará a bajar la inflamación de la mucosa y a que él pueda respirar mucho mejor.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo